Si has notado que la factura de la luz se lleva buena parte de tus ingresos y quieres poner remedio al problema, en este artículo te vamos a mostrar cómo ahorrar en la factura de la luz. Parece mentira, pero con los trucos que vas a poder encontrar en este artículo, podrás ahorrar bastante dinero.

Reduce la potencia eléctrica

Es importante que te fijes en que potencia eléctrica tienes contratada. En muchos casos tenemos una potencia por encima de la que necesitamos realmente. Si quieres ahorrar, solo tendrás que llamar a un profesional para que te baje esa potencia. De esta manera tendrás que pagar un fijo más bajo, lo cual te ayudará a ahorrar en la factura mensual de la luz. Eso sí, nunca debes contratar una tarifa por debajo de la que necesitas. Esto supondrá cortes continuos, por lo que no merecerá la pena por ahorrar un poco de dinero. Si no sabes muy bien que potencia es la más adecuada para tus necesidades, cualquier profesional te podrá ayudar en esta tarea. Verás como seguramente podrás ahorrar dinero en este apartado porque tendrás una potencia superior a la que deberías tener contratada.

Compara precios con diferentes eléctricas

Aunque pueda parecer que el mercado eléctrico está cerrado, la verdad es que hay muchas opciones entre las que elegir. No solo podrás elegir precios y tarifas en tu misma compañía, sino que también podrás elegir cambiarte de compañía si encuentras precios o tarifas que se adaptan más a tus necesidades. Lo que sí te recomiendo es que antes de realizar el cambio te asegures de que realmente vas a ahorrar. No siendo que tras el cambio luego tengas que pagar más dinero.

No debes olvidar que los cambios de compañía eléctrica son muy sencillos, es más, todo lo hará la compañía a la cual te cambies, de aquí que tú no tendrás que hacer nada realmente. Solo tendrás que solicitar el cambio. Además, estos cambios son gratuitos, por lo que si no va firmado con compromiso de permanencia, siempre tienes la opción de volver a la anterior compañía si así lo deseas. Lo que sí quiero dejar claro es que muchas compañías tienen campañas promocionales que nos permitirán ahorrar dinero durante los primeros meses. Tenlo en cuenta a la hora de contratar, no siendo que al principio sea más barato y luego termine por ser todo más caro.

Otros consejos para reducir la factura de la luz

Si no quieres andar con cambios de tarifas o de contratos, debes saber que hay muchas otras cosas que puedes hacer para consumir menos energía y en consecuencia afrontar una factura de la luz más económica.

Para comenzar, te invito a desconectar de la red los aparatos eléctricos que no estés usando o no vayas a usar en bastante tiempo. Debes saber que incluso en estado Stand by o reposo los mismos siguen consumiendo energía. Si no quieres pagar de más, lo mejor será que los desconectes de la luz y los vuelvas a conectar cuando realmente lo necesites. Se ha demostrado que con esta táctica, una familia media puede llegar a ahorrar unos euros al mes fácilmente.

A la hora de hacer la comida, puede ser una buena opción aprovechar el calor residual para finalizar de hacer la comida. Este calor terminará la comida sin problemas, mientras que ese calor ya no estará gastando energía. Si aprendes a usar la vitro bajo esta modalidad, también podrás ahorrar dinero, a la vez que podrás tener la seguridad de que no estás gastando energía de más. Es una tontería tener el fuego dado hasta el último segundo, para luego dejar que se enfríe el fuego tras haber realizado la comida. Piensa que todo ese calor se malgasta.

Si usas un calentador eléctrico para calentar el agua, te recomiendo no poner una temperatura superior a los 40º. Si la pones por encima de esta temperatura, consumirás más luz y necesitarás del agua caliente para templar el agua.

Siempre que puedas, al usar la lavadora o el lavavajillas intenta evitar los programas que usan lavados con agua caliente. En muchos casos el agua caliente no es necesario. Y en el caso de que lo sea, gradúa la temperatura que realmente necesitas para evitar gastar más energía de la debida.

Evita bajar las persianas hasta que el sol no se haya ido completamente. Así evitarás tener que dar la luz antes de tiempo. También es importante que apagues las bombillas que no estás usando. Todo produce un gasto y si lo sumamos, todo supone un ahorro importante a final de mes.

Si usas calefacción eléctrica, no pongas los radiadores cuando no estás en casa. Será malgastar energía para nada, ya que no se estará calentando nadie. Se ha demostrado que se pueden poner los radiadores una hora antes de llegar a casa y así tenemos la casa calentita. No olvides poner controles de temperatura para que los radiadores se apaguen automáticamente cuando la estancia tenga una temperatura adecuada. Si realmente pones los radiadores eléctricos cuando realmente son necesarios, todo esto te ayudará a reducir la factura de la luz en un porcentaje importante.

En verano pon el aire acondicionado solo cuando sea realmente necesario. No solo lo debes poner a una temperatura agradable y no demasiado baja, sino que si tienes pensado salir de casa, se recomienda apagarlo una hora antes de salir. Así disfrutarás de una buena temperatura y en consecuencia podrás ahorrar bastante dinero.

Si eres una persona un poco olvidadiza, puede ser una buena opción poner un enchufe con temporizador. Así la luz se apagará de manera automática cada X tiempo y nunca más se te olvidará apagar la luz. Es una buena opción sobre todo en lugares en los cuales no solemos estar demasiado tiempo. Así no nos volveremos a dejar la bombilla dada durante días sin darnos cuenta.

Cambia las bombillas y los electrodomésticos por modelos más ecológicos y con menos consumo. Realmente se nota y mucho la diferencia, sobre todo a la hora de cambiar los electrodomésticos con ahorro energético.

Como puedes ver, hay muchos consejos que puedes poner en práctica. Si poco a poco los vas poniendo y te acostumbras a ellos, te puedo asegurar que la factura de la luz será más baja y en consecuencia te será más fácil poder llegar a fin de mes.