¿Estás buscando el mejor dispositivo de aire acondicionado para tu hogar u oficina? En la actualidad, gracias a los avances técnicos y tecnológicos que hemos experimentado en la última década podemos encontrar en el mercado un gran número de aires acondicionados con características muy diferentes con lo que encontrar uno que sea perfecto para ti puede ser complicado. No te preocupes y sigue leyendo para descubrir los diferentes tipos de aire acondicionado que existen y decidir cuál es el que mejor se adapta a lo que necesitas.

Tipos de aire acondicionado

Existen muchos tipos de aire acondicionado diferente y cada uno de ellos se adapta mejor a un tipo de edificios, hogares u oficinas según sus características.

En primer lugar encontramos el aire acondicionado de split que sin duda es el más común. Se trata de un aire formado por un compresor que se ubica fuera del edificio y va conectado a los evaporadores que van dentro. Este tipo de aire acondicionado casi siempre se coloca de mural o de pared aunque también puede ubicarse en el techo y denominarse aire acondicionado cassette.

En segundo lugar encontramos los dispositivos portátiles que no cuentan con unidad exterior. Son un tipo de aires acondicionados muy sencillos de transportar y ubicar porque no necesitan instalación. Por contra a lo que sucede con los aires de split o los de bomba de calor, este tipo de aires no requieren de la colocación de ningún tipo de extractor en la ventana o en la fachada del edificio con lo que son la mejor opción si vives de alquiler o por otros motivos no puedes retocar la fachada. Con este tipo de aires acondicionados portátiles simplemente tienes que ubicar el tubo extractor del aire caliente en la ventana de forma totalmente manual.

Por su parte, los aires acondicionados multisplit cuentan con el clásico sistema split de unidad exterior pero incorporan varias unidades en el interior con lo que son una gran opción para aclimatar varias habitaciones usando únicamente una unidad en el exterior.

Como decíamos al principio, los aires de cassete son un aire acondicionado de tipo split en los que la unidad del interior se ubica en el techo. Se usan sobre todo para los lugares más amplios como por ejemplo los locales comerciales o las oficinas porque tienen mucha más potencia que los murales y cuatro salidas siempre son más eficientes que una sola.

Asimismo, dentro de los aires acondicionados que suelen estar centralizados encontramos el de conductos, que se suelen ubicar en los falsos techos de las viviendas. Con este tipo de aires acondicionados el aire frío o caliente se distribuye por conductos que suelen estar ocultos en el falso techo y llegan hasta diferentes rejillas colocadas de forma estratégica y regulables por las que saldrá el flujo del aire acondicionado.

Las bombas de calor reversible son unos dispositivos que convierten el calor del medio en otros niveles de temperatura siendo una buena opción diferente que funciona por compresión en la mayoría de casos. Es una alternativa interesante para aportar frío o calor a una estancia.

Además de todos los dispositivos mencionados anteriormente encontramos también los equipos para el tratamiento del aire que sirven para modificar el nivel de la humedad en el ambiente.

Tipos de termostatos para aire acondicionado

Así como existen diferentes tipos de aires acondicionados podemos encontrar también distintos tipos de termostatos para aire acondicionado en el mercado.

En primer lugar encontramos los termostatos de tipo mecánico. Los termostatos básicos se componen de un interruptor que enciende y apaga y que se activa cuando el sensor interno detecta que hay una diferencia en la temperatura. Este tipo de termostatos indican a las calderas que paren cuando consiguen la temperatura que estaban buscando para una habitación o lugar. En la actualidad se pueden encontrar termostatos modulantes u otros tipos de mecanismos muy sofisticados. Los mecánicos se basan en los fundamentos físicos de los materiales y normalmente funcionan con tilas de cobre o de hierro que se van contrayendo y expandiendo hasta conseguir un buen contacto eléctrico.

Por su parte los termostatos digitales se basan en sensores electrónicos de temperatura y por tanto son mucho más exactos que los termostatos mecánicos o los que funcionan con sensores físicos. Incluyen información muy completa en la pantalla y permiten seleccionar entre diferentes funciones en los controles. Además la mejor opción son los programables porque permiten adaptar el sistema de la climatización de un hogar u oficina a las necesidades concretas de todos sus usuarios.

Por último encontramos también los termostatos modulantes. Se trata de un tipo de termostato digital muy interesante porque sirve para adaptar las temperaturas de los radiadores comunicándose con la caldera para lograr reducir el consumo y optimizar al máximo los recursos disponibles para conseguir la mejor temperatura posible con un consumo muy bajo.